La trampa original

El caso Penta y sus serias implicancias poltico-empresariales son apenas la ltima parte de una cadena de eventos que comenz cinco aos atrs, cuando un funcionario comn y corriente del SII, el fiscalizador Ivn Alvarez, descubri que poda robarle al Fisco sin ser detectado.

por Francisco Siredey Escobar

La noche de La Reina estaba iluminada por las brasas. Al fondo del patio de la casa de calle Echeique, Sergio Daz preparaba el fuego para el asado que su esposa, Mitzi Carrasco, ofreca a sus compaeros de trabajo del Servicio Metropolitano Oriente de Impuestos Internos. Uno de los invitados que se movan por la terraza camin hasta el quincho. Se present como Ivn Alvarez, ingeniero comercial, fiscalizador del departamento de Operacin Renta y pololo de Marcela Rodrguez, compaera de mdulo de Mitzi en la unidad IVA. Cervezas en mano, hicieron lo nico que dos desconocidos pueden hacer en esas incmodas instancias sociales: hablar de trabajo. Daz le coment a su invitado que era contador. Al final del asado, ambos intercambiaron tarjetas.

Daz se sorprendi con el llamado de Alvarez una semana despus. Se juntaron en un caf de Manuel Montt, cerca de las oficinas de ambos en Providencia. La cita se repiti un par de semanas despus en un restorn. Esa vez, Alvarez tena una propuesta de negocios. Desde un primer momento dej en claro que no era estrictamente legal, pero que era seguro. Las dudas que Daz pudo tener fueron opacadas por la apremiante situacin econmica que estaba viviendo a mediados de 2009. Mantener el acomodado estilo de vida de su familia se haca cada da ms difcil: dos casas en Echeique -una bajo arriendo- y un departamento en el condominio San Alfonso del Mar de Algarrobo.

Tena deudas, deba muchos dividendos en mis tres casas, as como lneas de crdito y prstamos bancarios, declarara despus ante la fiscala.

Para convencerlo, Alvarez ofreci demostrar sus habilidades. Le pidi su RUT, la clave de acceso a su sitio personal del Servicio de Impuestos Internos (SII) y le dijo que slo con eso podra obtener una devolucin del Fisco. Daz no entendi la explicacin tcnica y simplemente confi. Algunos das despus, entr al portal y se encontr con un mensaje que deca su solicitud ha sido aprobada. El 17 de septiembre de 2009, Tesorera le envi dos cheques que sumaban $ 39.685.544, suficiente para pagar sus deudas.

Cinco aos despus, Daz asegura estar arrepentido de tocar ese dinero. Haberlo hecho lo insert dentro de una compleja red de corrupcin que tocara a altos empresarios y polticos chilenos y cuyas consecuencias pblicas todava son incalculables. El dao privado tambin lo es. Despus de casi 10 meses en prisin preventiva, Daz tiene sus tres propiedades embargadas, sus cuentas corrientes intervenidas y est recluido en la Capitn Yber, lejos de su familia. De acuerdo con sus abogados, Eduardo Riquelme y Vinko Fodich, del estudio FAR, tambin debe pagar dos millones mensuales hasta completar los $ 648 millones en devoluciones que le exige el Estado; a la fecha, lleva $ 398 millones.

Su colaboracin podra ser insuficiente. Los cargos por fraude tributario reiterado y soborno, podran mantenerlo preso por muchos aos ms.

EL ASCENSO

No recuerda su nombre. O al menos, Ivn Alvarez dice no recordar a la persona que le dio la idea para desarrollar la trampa con la cual defraudara al Estado por miles de millones de pesos sin moverse del escritorio. Los interrogatorios y diligencias realizados durante las ltimas semanas por el fiscal Carlos Gajardo son consecuencia del esquema que Alvarez puso en movimiento. Este comenz pequeo, pero terminara siendo anzuelo para peces gordos.

Cierto da de 2009, ese contribuyente annimo se acerc al SII para preguntar por una devolucin. Alvarez se dio cuenta de numerosas inconsistencias en su declaracin de renta -conocida como Formulario 22-. Haba crditos con derecho a devolucin que el ao anterior no existan, pero observ que el sistema informtico slo le impugnaba el tem gastos rechazados. Si se hubiera rectificado ese casillero puntual, las dems irregularidades hubieran sido omitidas y la devolucin se hubiera entregado. Alvarez arregl el formulario y neg el dinero, pero el error del sistema le qued grabado.

Hijo del medio de dos funcionarios de la FACh -Ren Alvarez y Nuria Daz-, criado en un hogar calificado de clase media por el informe psicosocial, Alvarez haba estudiado en la Universidad Mayor y trabajado en un par de constructoras y la consultora de auditora Grant Thornton antes de ser contratado por el SII en 2003. Desde entonces, su salario de funcionario estatal grado 15 -luego 14- oscil entre un milln y $ 1,5 millones. Ya estaba listo para aspirar a algo ms.

Usando el simulador, comenz a alterar diferentes cdigos del formulario 22. Abult costos para generar prdidas aparentes y las hizo consistentes al ingresar un Fondo de Utilidades Tributarias (FUT) inexistente. Todo esto permita crear, prcticamente de la nada, un Pago Provisional por Utilidades Absorbidas (PPUA), es decir, una devolucin del Fisco al contribuyente. Me di cuenta que aumentando el crdito por impuesto de primera categora hasta $ 10.000.000, el sistema no lo observaba. Si era $ 10.000.001, sala observada y el sistema no permita la devolucin, declar despus Alvarez a la fiscala. Mientras la cifra se mantuviera bajo la lnea de corte, era inadvertida.

El experimento le permiti determinar los criterios que eran detectados por el sistema para as evadirlos. Sin embargo, para poder aplicar su mtodo necesitaba contribuyentes de primera categora, que obtuvieran rentas a partir de capitales o empresas. Usara sus claves para ingresar por el sistema Mi SII en Internet, preferentemente desde su casa. Decid buscar personas que pudieran estar de acuerdo en entregarme parte de los dineros que el sistema les devolviera, manifest.

Para agrandar el alcance del negocio, Alvarez recurri a varios contadores. Sergio Daz fue el primero, quien, a la postre, entregara los datos de 21 contribuyentes. Ambos solicitaban entre el 10% y el 30% de la devolucin y se repartan equitativamente el dinero. Pocos das despus se sum Juan Carlos Prieto, quien habitualmente iba a realizar rectificaciones al SII. Este le aport ocho clientes. Creo que recib la suma de $ 60 millones y me la gast toda, dijo Prieto al ser interrogado.

Con esta nueva fuente de ingresos en marcha, Alvarez se atrevi a vivir a lo grande: a fines de 2009 adquiri un departamento en Concn, a un valor de $ 71,7 millones, cuyo pie fue pagado parcialmente con un crdito de consumo de Penta Vida. Luego, en 2010, se compr un Mazda CX-7 de $ 16,3 millones. Tres aos despus, le obsequi un BMW 116i de $ 14,3 millones a su mujer, la funcionaria del SII, Marcela Rodrguez. Los viajes de la pareja se incrementaron, con vacaciones en Repblica Dominicana, Cuba, Aruba y Per. De repente me daba cuenta de que salamos ms de lo habitual a comer o que bamos ms a la playa, pero nada ms, asegur Rodrguez, quien ha sostenido desde el principio que no saba nada sobre la actividad criminal de su pareja.

-Creo que en total yo saqu unos $ 140 o $ 150 millones por estos hechos. Esa plata est gastada en restoranes, ropa y estilo de vida en general. No queda ni un peso -advirti Alvarez en uno de sus ltimos testimonios.

***

La casa de Jorge Valdivia Rodrguez en calle Nicanor Plaza era un hogar, una oficina, un club social y un mercado persa lleno de cachureos y pequeos altares religiosos. La personalidad del dueo atraa a toda clase de invitados. El guatn tena ngel -dice un amigo-. Haca leso a Pedro, Juan y Diego, pero todos siempre volvan. Era un cuentero. Su encanto provena de las historias que narraba: deca que haba pertenecido a la CNI, cuando en realidad slo arreglaba sus autos; deca que era padre del futbolista homnimo cuando no tenan parentesco; deca que era novio de la hermana del director regional Oriente del SII, Bernardo Seaman, cuando slo eran amigos.

Los asados eran comunes y nunca cortos en alcohol. tambin haba drogas y mujeres. Ivn Alvarez estuvo ah un par de veces. Se integr al crculo de Valdivia en 2009, cuando lo conoci en los pasillos del SII Metropolitano Oriente. Se lo present a algunos de sus colegas fiscalizadores, aunque no se acuerda si fue Francisco Roblero, Julio Cuevas o Rodrigo Padilla. El guatn era conocido de muchas personas y pasaba mucho tiempo en el lugar. Se present como martillero, aunque en la prctica nunca remat nada y usaba el ttulo para hacer ms expedita la compraventa de diversos bienes, especialmente autos chocados.

Al igual que Alvarez, Valdivia tena un iPhone, por lo que comenzaron a hablar de tecnologa. Las conversaciones se mantuvieron cada vez que el martillero apareca por los pasillos del Servicio. Alvarez le ofreci aplicar su frmula. En cosa de das, Valdivia recibi $ 80.959.765 en devoluciones por los aos tributarios 2007 y 2008, a ttulo personal y de dos empresas individuales de responsabilidad limitada (EIRL), una de ellas de su hijo, Francisco Javier. El trato inclua el pago del 15% de la plata a Alvarez. Este se realiz siempre en efectivo, afuera de algn caf de Providencia, a lo largo de varias semanas. La operacin se repiti posteriormente para los aos tributarios 2009 y 2010.

En alguna de las reuniones en la casa de Nicanor Plaza, Alvarez conoci al contador de Valdivia, Orlando Carvajal. Este se enter de las rectificaciones en una reunin con un ejecutivo del Banco Ita en la que se le neg un crdito a Valdivia por las supuestas prdidas de sus sociedades. Cuando Carvajal le pidi explicaciones, Valdivia le habl de la trampa y lo invit a sumarse. Le ofrecieron $ 500 mil por cada clave de contribuyente que entregara. Tentado por el dinero fcil, lo hizo sin siquiera preguntar a sus clientes. Me dio vergenza, pena, saba que haba algo ilcito y que era gente pobre que haba metido en problemas, manifest estando en prisin preventiva.

Otros conocidos de Valdivia que extendieron la red de captadores de contribuyentes fueron Horacio Mayquel -tambin en prisin preventiva- y Jorge Conrado Civit -fallecido en 2013-. Este ltimo viaj a Concepcin junto a Carvajal en 2012 para compartir el truco con su sobrino, Francisco Civit, un comerciante de quesillo artesanal quien, a su vez, facilit los datos de 13 contribuyentes ms. Casi todas las devoluciones fueron cercanas a los $ 10 millones. La mitad del dinero era depositado en la cuenta corriente de Carvajal, para dividirla con Jorge Conrado Civit. Su sobrino se quedaba con el 5%.

A partir de los contactos de Valdivia, el fraude diseado por Alvarez alcanz nuevas alturas. No slo por el reclutamiento de sus amigos directos, sino tambin por su empleador, el gerente de Inversiones Penta III, Hugo Bravo. Jorge Valdivia colaboraba con la empresa Penta. No s qu haca, pero incluso le pagaba los partes a la esposa de Carlos Alberto Dlano, revel Horacio Mayquel en su declaracin. De acuerdo con cercanos, Valdivia llevaba ms de 10 aos como asistente de Bravo, cobrndole a Penta una remuneracin de dos millones a travs de boletas de sus sociedades y realizando todo tipo de trmites para l, desde comprarle una escopeta de regalo a su hijo, hasta realizar seguimientos a su esposa, Paulina Restovic, por sospechas de infidelidad.

Hasta hace poco, el SII calculaba que el perjuicio fiscal por el fraude alcanzaba el monto de $ 2.706.332.393. No contabilizaban an las supuestas devoluciones que habran conseguido las sociedades de Penta y Hugo Bravo gracias a Valdivia y Alvarez, que en 2011 se traslad a la Direccin de Grandes Contribuyentes. Hoy se calcula que estas se empinan sobre los $ 2.000 millones.

El negocio se cerr recin en octubre de 2012, cuando el SII finalmente bloque la posibilidad de rectificar en lnea la cifra del cdigo 167, PPUA con derecho a devolucin. Luego de tres aos de perfecto funcionamiento, la mquina defraudatoria diseada por Alvarez comenzaba a oxidarse.

LA CADA

Las pistas llegaron desde afuera de Santiago. Algunos directores regionales del SII comenzaron a consultar por un conjunto de solicitudes de devoluciones similares, bajo la lnea de los $ 25 millones en el ao tributario 2007 y bajo los $ 10 millones entre 2008 y 2010. La Subdireccin de Fiscalizacin rastre cerca de 5.000 solicitudes de devolucin y acot la bsqueda a 122 contribuyentes. Esta lista fue enviada el 12 de octubre de 2012 al Departamento de Delitos Tributarios (Didet), donde Vctor Reyes y Juan Francisco Valds comenzaron la investigacin. Las citaciones pusieron rpidamente en alerta a los involucrados.

El contador Sergio Daz haba recibido $ 105 millones cuando le lleg la alerta. Tena sus deudas canceladas y a su hijo mayor en un buen colegio de La Reina. Su mujer desde 2003, Mitzi Carrasco, segua en el SII, pero alejada de su antigua amiga Marcela Rodrguez, la esposa de Ivn Alvarez.

En 2010, Daz abri Ploteos, Planos e Imgenes Aguser con la perspectiva de abandonar la contabilidad definitivamente. Este trabajo le significara una polmica aparte de su papel en el fraude al FUT por los trabajos realizados a la campaa de la Presidenta Michelle Bachelet por $ 174 millones (ver recuadro).

Con el caso FUT en curso, Daz tuvo que reunirse con Alvarez para planear una estrategia judicial. Ambos consultaron diversos abogados y finalmente firmaron representacin legal con Carlos Corts y Sergio Rodrguez, quienes optaron por colaborar ante una eventual persecucin penal. Sabiendo que le esperaba un trabajo en Guiaz & Asociados -donde realizara auditoras a Penta-, Alvarez renunci al SII el 26 de diciembre de 2012. Ese mismo da, tanto l como Daz constituyeron sociedades en la notara de Francisco Javier Leiva para intentar resguardar sus bienes: Alvarez arm Inversiones Las Perdices SpA, con un capital inicial de $ 105 millones, mientras que Daz cre Inversiones Los Robles SpA con un aporte de $ 155 millones. Slo el primero inscribi la sociedad en el Registro de Valores y traspas efectivamente sus bienes.

-No encontr que fuera apropiado en medio de la investigacin y no pretenda ocultar nada -asever Daz.

Las autodenuncias de ambos fueron interpuestas el 18 de enero de 2013 en la Fiscala de Las Condes. De acuerdo con intervinientes del caso, los abogados defensores intentaron negociar beneficios cautelares con el fiscal Carlos Gajardo, entonces en uoa, pero no encontraron la respuesta esperada y optaron por Las Condes. El actual jefe de la Fiscala de Alta Complejidad no se resignara.

Segn varios testimonios, Mitzi recin se enter de que algo andaba mal cuando en marzo lleg una citacin de la PDI para Daz. La relacin se resinti. Me enoj mucho, porque puso en riesgo mi trabajo. No lo quera ver en mucho tiempo, coment ella. Daz se fue de la casa, pero volvi un par de semanas despus. Los problemas continuaron: el 22 de mayo, el SII abri un sumario administrativo a Mitzi que termin con su destitucin en noviembre de 2013. A esas alturas, tanto ella como su marido tenan a la justicia penal encima.

En septiembre de 2013, la causa haba cado en manos de Gajardo. La jefa del Departamento de Litigacin Penal del SII, Marisa Navarrete, haba notado reticencia a denunciar de parte de su jefe, el subdirector jurdico Gonzalo Torres, por lo que decidi entregar toda la informacin a Gajardo. Este comenz a presionar y el SII interpuso la accin legal el 13 de septiembre, permitiendo al fiscal comenzar las indagaciones. Como consecuencia, Navarrete fue aislada. No se le renov contrato y este ao puso un estudio privado. La fiscala investig la omisin de denuncia, pero el proceso se estanc.

Aunque el director Alejandro Burr y Torres dejaron sus cargos en marzo de este ao, a Navarrete le extraa que varios de los altos mandos que estaban al tanto de la omisin sigan en Impuestos Internos.

A las 8 horas del 2 de diciembre de 2013, Sergio Daz y Mitzi Carrasco fueron detenidos por el OS-9 de Carabineros. Al mismo tiempo, eran arrestados Ivn Alvarez y el contador Hernn Daz, al cual nadie dice conocer. Posteriormente caeran Horacio Mayquel, Francisco Civit, Juan Carlos Prieto y Orlando Carvajal. La madre de Mitzi, Leda Carrasco, lleg a hacerse cargo de sus cuatro nietos. Los dos mayores, de 18 y 16 aos, ambos hijos del primer matrimonio de Mitzi, entendieron la dura situacin; a los dos ms pequeos se les dijo que sus padres andaban de viaje en Per.

***

El cncer de colon termin con las andanzas de Jorge Valdivia. Dej los asados, las visitas al cabaret Sirena, baj dramticamente de peso y se cambi a una casa arrendada por su hija en Pealoln. Era lo ms seguro. Sus socios estaban en prisin y lo haban delatado. El martillero ocult la situacin lo ms que pudo para no afectar su trabajo en Penta.

Sin embargo, un artculo publicado el 11 de abril de este ao en el diario La Segunda lo desenmascar como el reclutador de clientes clave en el llamado fraude al FUT y dio a conocer su prontuario policial, que inclua porte de explosivos y una acusacin de abuso sexual a la hija de su ltima pareja estable, que l justificaba hablando de extorsin. Los controladores de Penta, Carlos Alberto Dlano y Carlos Eugenio Lavn, le exigieron a Hugo Bravo el despido inmediato de Valdivia. Este cumpli la orden.

-Le bajaron la cortina y l se qued solo. Por eso termin tan resentido -comenta un amigo.

La enfermedad ya no tena remedio. Se haba expandido a su hgado y pulmn. Consciente de que el tiempo se agotaba, Valdivia decidi morir haciendo ruido. Cit a su abogado, Roberto Freeman, y juntos redactaron una declaracin vinculando a tres sociedades de Hugo Bravo al fraude al FUT. El fiscal Gajardo recibi el escrito e interrog al martillero a fines de junio. Este hecho permiti descubrir las devoluciones fraudulentas de Bravo, las boletas falsas de las esposas de Dlano y Lavn y, posteriormente, por testimonio del propio Bravo, los supuestos aportes ilegales a las campaas de varios polticos de la UDI -como Ivn Moreira, Laurence Golborne, Pablo Zalaquett y Ena Von Baer-, el RN Alberto Cardemil y el lder de Fuerza Pblica, Andrs Velasco.

Un paro cardiorrespiratorio con falla multisistmica y coma heptico figuran como las causas de la muerte de Valdivia, el 28 de julio a las 13.45 horas. No ms de 20 personas llegaron a su funeral. Sus restos estn en el cementerio El Prado de Puente Alto.

***

El ingeniero comercial Ivn Alvarez (37) est en prisin preventiva acusado de fraude tributario, cohecho y lavado de activos, esperando la atenuante de cooperacin eficaz. Sus abogados siguen siendo Carlos Corts y Sergio Rodrguez, quienes debern litigar tanto en el caso FUT como en la arista Penta.

El contador Sergio Daz cumpli sus 48 aos en la Capitn Yber esta semana. Hoy es representado por Riquelme y Fodich, tras haber roto con los abogados de Alvarez. Pese a haber cambiado la crcel por arresto domiciliario, su esposa, Mitzi Carrasco (47), sigue siendo imputada como autora de cohecho. Si hubiera alguna responsabilidad sera slo en calidad de cmplice. Muchas mujeres no tienen idea lo que hacen sus maridos, argumenta Juan Pablo Buono-Core, quien fuera su representante legal hasta hace algunos das. Los abogados de Daz asumirn su defensa. Su meta es conseguir un juicio abreviado que les permita cumplir la pena en libertad debido a su falta de antecedentes penales.

El ex gerente de Penta, Hugo Bravo (69) teme que sus hijos tengan que vivir con la imagen de un padre estafador, de acuerdo al informe psicolgico que sus abogados presentaron en la accin laboral interpuesta contra Penta. Su psiquiatra, Armando Nader, pone en alerta la posibilidad de suicidio.

Ninguno de ellos estara donde est si alguien le hubiera prestado atencin a la correspondencia entre dos funcionarios del SII. En un mail enviado el 14 de enero de 2008 a Rosa Gonzlez, el fiscalizador de la Quinta Regin Eduardo Carvacho detect devoluciones irregulares a la Inmobiliaria San Alberto Hurtado por $ 10.556.950. La situacin que subyace es la falencia del sistema, que en un proceso a travs de internet autoriza la rectificatoria y la devolucin sin tener utilidades acumuladas, escribi.

En el sumario a Mitzi Carrasco, el fiscal del caso, Jos Miguel Figueroa, consult a la Subdireccin de Fiscalizacin por las medidas que se haban tomado despus del aviso de Carvacho. La respuesta fue sencilla, ajustada al protocolo, pero tambin lapidaria.

-Esta Subdireccin consider que no era conveniente rebajar el corte de $ 10 millones dada la limitada capacidad fiscalizadora de este Servicio.

 

Fuente: La Tercera.